1 0
Tarta San Marcos

Tarta San Marcos

Ingredientes

  • Para el bizcocho

  • Para el almíbar

  • Para la crema de yema tostada

  • Para el relleno

  • Para decorar

Indicaciones

Comparte

La tarta o torta de San Marcos es una de las tartas más famosas de la repostería española. Se elaboró por primera vez en el convento San Marcos en León allá por el s.XII.

Este convento, hoy convertido en Parador Nacional, es una de las joyas de la arquitectura de esta ciudad. Se fundó para hospedar a «los pobres de Cristo», convirtiéndose así en un templo-hospital refugio de los peregrinos que realizaban el Camino de Santiago.

La elaboración de esta tarta es muy clásica y pese a su apariencia atractiva y espectacular, es muy sencilla de hacer y el resultado es una torta jugosa, sabrosa y bonita. He querido respetar la presentación clásica y tradicional de esta tarta como se viene haciendo desde hace algún siglo pues las cosas buenas creo que no se deben modificar, sobretodo si funcionan, al fin y al cabo ¿quién soy yo para romper tradiciones culinarias tan antiguas?

Bien, esta tarta lleva varias elaboraciones. La primera de ella es un bizcocho genovés que va empapado con un almíbar para que quede bien jugoso y nada seco, una nata montada, una nata con cacao, coronada con una crema de yema tostada y rodeada con almendra laminada.

Accesorios

Ingredientes

Para el bizcocho
  • 5 huevos L
  • 150 gr. azúcar
  • 150 gr. harina de repostería
  • 1 cdta. sal
Para el almíbar
Para la crema de yema tostada
Para el relleno
  • 650 gr. nata para montar 35% M.G.
  • 140 gr. azúcar glass
  • 20 gr. cacao en polvo
Para decorar
  • Azúcar
  • Almendras laminadas tostadas

Elaboración paso a paso

Prepara el bizcocho
  1. Precalienta el horno a 170ºC con calor arriba y abajo. Unta el molde que vayas a usar con mantequilla o spray antiadherente y cubre la base con papel vegetal.
  2. Echa los huevos y el azúcar en el robot y con las varillas bate durante 10 min. en velocidad 4, hasta que queden bien montados y hayan triplicado su volumen.
  3. Tamiza la harina en dos tandas e integra con movimientos envolventes con ayuda de una espátula, no añadas la otra parte de harina hasta que tengas integrada la anterior.
  4. Vierte la mezcla en el molde que tenías preparado y hornea 30-40 min. con calor abajo y ventilador o hasta que al pinchar salga limpia la brocheta.
  5. Pasado el tiempo, saca del horno deja enfriar 5 min. y desmolda con cuidado sobre una rejilla.
Prepara el almíbar
  1. Añade en un cazo el agua y el azúcar lleva a ebullición removiendo constantemente con unas varillas o espátula hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Retira del fuego.
  2. Echa el chupito de ron o licor amaretto mezcla y deja enfriar.
Prepara la nata
  1. Antes de montar la nata debes asegurarte que el bol y las varillas están bien limpios y la nata bien fría de la nevera. Vierte la nata (agita bien antes de abrir) en el bol y empieza a montar en velocidad 4 durante 2 min.
  2. Añade el azúcar poco a poco sin dejar de batir y continúa 2 min. más sin perderla de vista con cuidado de no sobre batir porque si no se hará mantequilla y no valdrá.
  3. Retira a un bol unos 250 gr. de nata montada espolvorea el cacao en polvo e integra con una espátula con movimientos envolventes y suaves hasta que esté todo uniforme.
  4. Mete las natas en dos mangas pasteleras. A la manga con nata blanca ponle una boquilla rizada para hacer la decoración del final a la que lleva el cacao no le hace falta. Reserva en la nevera.

 

Prepara el dulce de yema tostada
  1. Primero haz un almíbar con el agua y el azúcar en un cazo hasta que llegue a ebullición y se disuelva todo el azúcar. Apaga el fuego y deja que se enfríe un poco.
  2. Mientras, en un recipiente a mano, bate las yemas con la maicena y el extracto de vainilla hasta integrar por completo.
  3. Ahora ve echando el almíbar a las yemas en hilo fino sin parar de remover para que no se formen grumos con unas varillas a mano.
  4. Vuelve a echar la mezcla al cazo, ponlo al fuego bajo y mezcla constantemente hasta que espese un poco. Esto nos llevará un ratito. Añade a un recipiente y tapa a piel* para que no se reseque.

Montaje de la tarta

  1. Con ayuda de una lira corta el bizcocho en tres capas.
  2. Coloca un disco de bizcocho en un stand giratorio, humedécelo muy bien con el almíbar.
  3. Añade la nata de cacao haciendo círculos utilizando toda la cantidad.
  4. Coloca otro disco de bizcocho, presiona con suavidad e intenta dejarlo lo más en línea posible con el de abajo. Humedece nuevamente este disco con el almíbar.
  5. Añade una capa de nata haciendo círculos iguales que los de la nata de cacao para que tengan el mismo grosor. Guarda en la nevera la nata mientras sigues con la tarta.
  6. Por último, coloca el disco, presiona ligeramente y humedeciendo otra vez.
  7. Con una espátula, recoge el exceso de relleno de las paredes del bizcocho alisando los bordes.
  8. Vierte la yema tostada sobre el bizcocho y extiéndela llegando muy bien a los bordes, no pasa nada si se escurre un poco por los bordes. Espolvorea azúcar por la superficie y carameliza con un soplete. Esto nos llevará otro ratito. Con cuidado de no quemar el azúcar.
  9. Haz una capa fina alrededor del bizcocho y alisa las paredes con una espátula. Después vuelve a poner otra capa, vuelve alisar y decora las laterales con las almendras laminadas.
  10. Termina la decoración, haciendo unos rosetones por el borde de la tarta y refrigera al menos 3 horas antes de servirla.

Notas de la receta

  • Puedes hacer la tarta en dos días. El primer día elabora el bizcocho, déjalo enfriar del todo sin cortar envuelve en film y déjalo en la nevera. También puedes adelantar trabajo haciendo el almíbar.
  • Siempre que no estés usando la nata métela en la nevera, eso evitará que se baje y quedará más firme, sobretodo si hace calor en tu casa.
  • Se conserva 3 o 4 días SIEMPRE en la nevera tapada con una campana. Con el paso de los días está más buena.
  • Tapar a piel* quiere decir que pongas el papel film pegadito a la crema, de este modo no se secará.
  • Las almendras yo las compro crudas laminadas y las tuesto un poco en la bandeja del horno a 180ºC 5-10 min. sin aceite ni nada, sin perderlas de vista para que no se quemen.
  • Estas tartas quedan mejor con cierta altura así se pueden apreciar mejor los diferentes rellenos y la decoración exterior. Os recomiendo usar un molde de 18-20 cm. para el bizcocho, si tiene más diámetro quedará una tarta un poco baja y no tan bonita.

Esta es una tarta que mejora con el paso de los días, los sabores se asientan, maduran, se vuelve más jugosa pero sin perder la consistencia. A mí personalmente me gusta hacerla un día antes de consumirla para dejarla reposar 24h en la nevera.

Es una tarta maravillosa para disfrutar entre amigos y familiares, en un cumpleaños, para llevar a casa de alguien, o en alguna otra celebración especial así que espero que pronto podamos reunirnos y compartir este clásico de nuestra gastronomía.

Nos vemos en las redes sociales Facebook, Instagram, Pinterest. y ahora también estamos en YouTube  ¡¡SUSCRÍBETE!!

Gracias por estar ahí.

(Visited 69 times, 1 visits today)
anterior
Salmón a la naranja
siguiente
Bacalao con mejillones
  • 69 Visitas
  • Media

Compártelo en tu red social:

O simplemente puedes copiar y compartir esta url

Ingredientes

Para el bizcocho
5 Huevos
150 gr. Azúcar
150 gr. Harina de repostería
1 cdta. Sal
Para el almíbar
150 gr. Agua
100 gr. Azúcar
1 chupito de ron o licor amaretto
Para la crema de yema tostada
3 Yemas
6 gr. Maicena
1 cdta. Extracto o esencia de vainilla
100 gr. Azúcar
40 gr. Agua
Para el relleno
650 gr. Nata 35% M.G.
140 gr. Azúcar glass
20 gr. Cacao
Para decorar
Azúcar
Almendras laminadas, tostadas
anterior
Salmón a la naranja
siguiente
Bacalao con mejillones

Añada su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.